«La desgracia saca lo mejor de la gente»

«La desgracia saca lo mejor de la gente»

Los voluntarios que fueron a buscar supervivientes del seísmo reciben el agradecimiento de la colonia ecuatoriana en Alicante

Vuelven satisfechos de su labor en el país, en el que han trabajado en unas condiciones extremas para rescatar víctimas tras el último terremoto

  • JOSÉ VICENTE PÉREZ PARDO.

  • EDICIÓN LA VERDAD ALICANTE 25 abril 2016
Miembros de GERCA que acudieron en rescate a Ecuador.

Miembros de GERCA que acudieron en rescate a Ecuador.

Rocío, Sergio, ‘Titán’, Juan Luis y Narciso, ayer, en el Paseo del Puerto de Alicante, tras regresar de su expedición a Ecuador en búsqueda de supervivientes. :: álex domínguez

Narciso, Sergio, Juan Luis y Rocío amanecieron ayer con el radiante sol del Mediterráneo después de haber dormido en sus confortables camas y antes de tomar una reparadora ducha y un no menos reconfortante desayuno. Estaban, como ellos dicen, todavía en un periodo de «descompresión» después de haberse pasado una semana entre ruinas, desolación y terremotos en la población ecuatoriana de Manta, epicentro del seísmo que hace una semana devastó buena parte del país.

Los cinco pertenecen al Grupo de Especialistas en Rescate Canino de Alicante (GERCA). Son cinco porque con ellos viajó ‘Titán’, un perro especialista en búsqueda personas, que es como un miembro más. De hecho, hasta se podría decir que el más importante, puesto que es quien descubre a los supervivientes.

La expedición partió el pasado lunes desde el aeropuerto Adolfo Suárez y regresó el sábado a última hora de la noche, después de que las autoridades ecuatorianas les dijesen que el trabajo estaba hecho. No había tiempo que perder. Ellos mismos se costearon los billetes para ir inmediatamente a Quito sin esperar ayuda de nadie más: «Si no sales antes de doce horas desde que ocurre, mejor no vayas», explica Narciso, bombero del SPEIS de Alicante. Por eso, no dudaron, cogieron su petate y tras doce horas de vuelo y otra más de autobús, arribaron a su destino: Manta, a unos 300 kilómetros al noroeste del país.

«El perro lo nota todo a su alrededor: el dolor, el olor a muerte… Unos se vienen abajo, él no»

Inmediatamente se presentaron en el campamento instalados en las afueras de la población, tan grande como Alicante. Ni siquiera descansaron la primera noche y enseguida se pusieron a trabajar sobre el terreno. «Las primeras 24 horas son las más importantes porque hay más posibilidades de encontrar supervivientes. Después, las condiciones y la deshidratación hace que el tiempo corra en contra. Cuatro o cinco días después, ya casi es imposible», dice Narciso.

Durante cinco días recorrieron el barrio de Tarqui, con una población de 80.000 personas, en busca de supervivientes del primer temblor del sábado. Eran jornadas maratonianas, a 30º y 85% de humedad, unas condiciones insufribles. «En cuanto te daba el sol te ponías a sudar», expresa Narciso, y la deshidratación es el peor enemigo. El agua, pues, era el elemento más preciado, sobre todo para el perro. De ahí que les proporcionaran escolta militar para vigilar los materiales y suministros.

Sergio es el ‘padre’ de Titán, no solo su adiestrador. Viven y trabajan juntos, tanto aquí como en Ecuador. Para ‘Titán’, era la prueba más importante a la que se había enfrentado. «Los perros evolucionan y aprenden. Ahora tiene una experiencia que antes no tenía y cuando vuelva a otra misión estará más preparado», argumentaba Sergio mientras paseaba con este pastor belga malinois. «Notan todo lo que pasa a su alrededor: el dolor, el olor a muerte… Por eso, algunos perros se vienen abajo y otros, como éste, se recomponen y siguen adelante a pesar de las dificultades», explica. Igual que los humanos.

Le costó. «Iba un poco más lento que en las simulaciones porque eran muchas situaciones nuevas para él, se le notaba nervioso y en las zonas donde había víctimas se paraba extrañado, pero no nos señaló ningún superviviente», concluye.

No encontraron en esta ocasión, pero su labor entre la población afectada quedó allí, y bien que lo agradecieron. «No están acostumbrados a recibir asistencia inmediata», explica Rocío, enfermera y encargada de auxiliar a la población en ambulatorios y hospitales. También tiene conocimientos de veterinaria por si ‘Titán’ resultaba herido en algún lado.

Por eso, que alguien desde tan lejos lo dejara todo para ir a auxiliarles hizo que les recibieran profundamente agradecidos. «Nos han tratado muy bien», indica cada uno de los miembros del grupo. «Te das cuenta de la capacidad de resiliencia de la gente», cuenta Juan Luis. Lo que más le ha sorprendido ha sido «cómo se recompone aquel que lo ha perdido todo, hace que salga lo mejor de la gente».

Han tenido mil casos, como una viuda que perdió a su hija y el hotel que regentaban. Todo el mismo día. U otra mujer con dos hijas en estado de ‘shock’ a las que tuvo que atender Rocío en el hospital. Casos de supervivencia, historias de vida que les acompañarán para siempre y que se unen a otras que ya han vivido en Turquía, Chile o Lorca, lugares en los que también ha actuado Gerca.

Y seguirán. Autónomos y silenciosos. Tanto que la concejal de Cooperación, Julia Angulo, ni siquiera sabía que el grupo estaba ya en Alicante. No dudó en hacerles salir para recibir el aplauso de sus compatriotas y de los colectivos reunidos en una jornada solidaria para las víctimas del terremoto. «Estos son los auténticos superhéroes», les presentaba el presentador de la gala entre aplausos que agradecieron desde la Concha de la Explanada, los únicos reconocimientos que han tenido Narciso, Juan Luis, Rocío, Sergio y ‘Titán’. Tampoco es que los necesiten, porque hacen lo que creen, pero era de justicia.

http://www.laverdad.es/alicante/201604/25/desgracia-saca-mejor-gente-20160425014014-v.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Blue Captcha Image
Refrescar

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>